Utilizar el HVAC para climatizar un edificio es todo un acierto. Hay un gran número de soluciones en este sentido, pero pocas integran de forma transversal los diferentes sistemas de climatización. Apostar por esta alternativa proporciona un ahorro considerable en el gasto energético. ¿Qué hay que saber al respecto?

¿Qué es el HVAC?

HVAC son las siglas de heating,ventilating and air conditioning, es decir, calefacción, ventilación y aire acondicionado. En general, hace referencia al manejo, renovación y tratamiento del aire para que resulte completamente salubre. Además, se trata de que esté a la temperatura y condiciones de humedad adecuadas para los usuarios de un edificio o instalación.

Un buen mantenimiento de estos equipos también consigue mejorar el calentamiento, el enfriamiento y la ventilación de las estancias; de esta forma los espacios son más cómodos y confortables para el uso humano. Integrar diferentes sistemas es crucial para lograr estos resultados, aunque siempre manteniendo una eficiencia energética adecuada. Es en este aspecto donde destaca el HVAC.

La instalación de todo este sistema debe dejarse en manos de profesionales, que determinarán cuál es la forma más eficiente de aplicarlo. Hay que tener en cuenta que es posible conseguir un ahorro económico sustancial, algo que resulta básico en el mundo empresarial e industrial. No solo se obtendrán unas mejores condiciones de trabajo gracias a un aire de calidad, sino que se reducirán los gatos derivados del uso de energía.

La búsqueda del ahorro

Lograr un ahorro económico significativo es posible gracias a un sistema basado en HVAC. En este sentido, hay que tener presente que el hecho de climatizar un espacio manteniendo una temperatura estable contribuye a engrosar la factura eléctrica, cuando no de gas u otros suministros. Es importante mencionar que diferencias de un grado en la temperatura de climatización pueden traducirse en más de un 10% de gasto energético, un dato que conviene tener muy presente.

El confort térmico para los seres humanos oscila entre los 20 y los 26 ºC. Además, en este rango de temperaturas mejora el rendimiento del personal y la comodidad se mantiene estable. De esta forma se consigue mantener una buena productividad, lo que contribuirá a generar mayores beneficios para la empresa.

Por otra parte, la instalación de HVAC lleva aparejada la inclusión de diferentes sistemas de control del gasto energético. Estos datos son importantes para poder corregir el consumo que se está realizando, o conocer de primera mano dónde establecer mejoras. Quizás se descubra una fuga de aire, o que un equipo tiene una avería que afecta a su rendimiento.

También es interesante contar con dispositivos de recuperación de energía. Los recuperadores de calor son dispositivos cuya función es recuperar el calor o el frío del aire antes de expulsarlo al exterior. En muchos casos también es interesante poder aprovechar la refrigeración libre o free cooling, es decir, introducir directamente el aire exterior sin tratarlo y, por tanto, sin consumo energético, si tiene unos valores de temperatura y humedad adecuados.

Por tanto, contar con un sistema HVAC adaptado a las necesidades de un edificio puede generar un gran ahorro. Para alcanzar este objetivo, eso sí, hay que prestar atención a sus necesidades específicas como ocupación y uso del edificio, e implementar las técnicas necesarias de la forma más eficiente posible y siempre contando con profesionales debidamente cualificados. De este modo, el resultado final será una plantilla que trabaja en un entorno más cómodo, pero sin un mayor gasto en energía.

¿Qué funciones cumple el sistema HVAC?

Gracias a las tres funciones que se listan a continuación y a la implementación de las últimas tecnologías, se consigue un ahorro económico y energético significativo. Además, la salud y la comodidad de las personas, dos factores que no pueden dejarse de lado en ningún caso, quedan aseguradas.

  1. El calentamiento. Aportar calor al aire para contrarrestar las bajas temperaturas del exterior. Hasta ahora lo normal era utilizar sistemas de calefacción, pero, en la actualidad, se apuesta por otros de ventilación mecánica de doble flujo. Ofrecen un mayor rendimiento y un intercambio de calor más eficaz. También es posible instalar bombas de calor eficientes.
  2. El enfriamiento. Es necesario para soportar los rigores del verano. Emplear aire acondicionado es lo más habitual, pero su consumo eléctrico llega a dispararse en los días de mayor demanda. Es posible implementar otras soluciones, como es el caso del enfriamiento evaporativo.
  3. La ventilación o renovación del aire. Es fundamental para que un edificio puede habitarse minimizando los riesgos para la salud de los usuarios. Hoy se utilizan técnicas de construcción que potencian la estanqueidad y el aislamiento, lo que evita que el aire llegue a escaparse. Por esta razón hay que apostar por sistemas de renovación eficientes y que consigan mover un volumen de aire adecuado.

A la hora de potenciar el efecto de estas acciones, conocer bien la construcción del edificio o instalación resulta de gran utilidad. Cuidar su orientación, los materiales que lo componen y los sistemas de climatización pasivos ayudará a fomentar la eficiencia energética. Así, el gasto en el consumo de electricidad o gas se verá reducido significativamente.

Por suerte, en la actualidad existen diferentes tecnologías que ayudan a implementar estos sistemas con facilidad. Son una buena elección a largo plazo, ya que consiguen un ahorro considerable con el paso del tiempo.

En suma, buscar la máxima eficiencia energética al implementar sistemas de climatización es posible. Y existen múltiples soluciones, de tal modo que siempre habrá una óptima y que se adecúe a las necesidades de cada edificio. Entre estas, el sistema HVAC es una elección de lo más acertada, ya que dispone de diferentes aplicaciones de gran interés. A la hora de ponerlo en marcha, no obstante, es necesario contar con profesionales expertos. No te lo pienses y solicita ayuda a GoSafe with ESI. Recuerda que ofrecemos una sesión de consultoría gratuita. ¡Pide la tuya!

Scroll Up